NAVEGA POR NOTICIAS SUR P.R. Y REGRESA FACILMENTE A LA PÁGINA PRINCIPAL

domingo, 29 de abril de 2012

REFLEXIONEMOS SOBRE CADA UNO DE NUESTROS PENSAMIENTOS Y ACTOS


                                                         
Sección: Pensamientos Fundamentales en Nuestra Vida Diaria

Por Serafín Alarcón Carrasquillo/Noticias Sur P.R.

Jeremías 4:1
Si te volvieres, oh Israel, dice Jehová, vuélvete a mí. Y si quitares de delante de mí tus abominaciones, y no anduvieres de acá para allá…

Nuestros pecados son como una nube. Como las nubes que van de un lado a otro en diversidad de formas y matices sugiriéndonos algo. Igual a las nubes son nuestros pensamientos e intenciones. En ocasiones las nubes se interponen con la luz del sol o sencillamente son tantas que no podemos disfrutar de un hermoso paisaje. Nuestros pecados disfrazados de buenas intenciones hacen lo mismo en nuestros corazones. No hay peor mentira que la que uno mismo se hace. Nuestros pecados nos ocultan la luz del rostro de CRISTO y nos pueden seducir y hasta llevar a pensar que estamos haciendo lo correcto cuando en el fondo vamos derecho a un abismo espiritual. ¿Me entiendes?

Un hermano del pueblo de Ponce me decía que veía ocasionalmente algún tipo de pornografía ya que esto aumentaba su deseo de tener sexo con su esposa. Una mentira hecha a sí mismo y que seguro le llevaría a un naufragio. Y bueno, sentados a la sombra de la muerte podemos caer, si no examinamos la verdad de cada una de esas cosas que nos proponemos y hacemos en la vida. Habiendo sufrido un nuevo nacimiento debemos enfrentar las tentaciones y la concupiscencia que hay en nosotros. Levantarnos de entre los lugares cenagosos en nuestra mente y agarrados de Dios enfrentar cada tentación como si fuésemos a una guerra. Tormentas y terremotos en el alma constantemente nos amenazan. La lucha no ha de cesar para el creyente.

Amados, a diferencia de las nubes, nuestros pecados nos producen siempre ideas malas y sobre todo autodestructivas. En la carne no hay estrategias geniales, sino más bien tropiezo, amargura y muerte. Entonces; ¿Cómo puedo enfrentar los deseos de la carne cuando las nubes oscuras del pecado me sugieren que siga su consejo? Orar, tal vez… Leer la Palabra en una base diaria, o quizás congregarme en una iglesia… Todas estas son herramientas importantes para poder enfrentar el pecado.

El apóstol Pablo le decía a los creyentes de Corinto lo siguiente: 1Co 6:12-18 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Que hoy nuestra mirada sea una más certera y nos lleve a siempre reflexionar sobre cada uno de nuestros pensamientos y actos. La misericordia divina de nuestro SALVADOR ha borrado nuestras rebeliones si nos arrepentimos genuinamente. Dios mismo aparece en escena y en su infinita generosidad, en vez de manifestar su ira, revela su gracia y nos da una nueva oportunidad.

Ningún pecado tiene justificación, la gran encomienda que Dios nos sugiere es que huyamos del.

Obedezcamos y escuchemos las voz del Padre cuando hoy nos dice: "Vuélvete a mí."

(El Autor es Misionero y Director de los Ministerios Tablitas del Señor y la Primera Iglesia Virtual).

No hay comentarios: