NAVEGA POR NOTICIAS SUR P.R. Y REGRESA FACILMENTE A LA PÁGINA PRINCIPAL

martes, 4 de enero de 2011

REFIEREN A JUSTICIA POR SEGUNDA VEZ A EX ALCALDE DE PONCE

.
4 de enero de 2010 - La alcaldesa de Ponce, María “MayitaMeléndez, hizo un segundo referido el martes al Departamento de Justicia, a la Oficina del Contralor y a Ética Gubernamental, al ex alcalde de Ponce Francisco Zayas Seijo por irregularidades en el proceso de contratación para la construcción del Centro de Convenciones de Ponce.

En una misiva dirigida al secretario de Justicia, Guillermo Somoza Colombani, la Alcaldesa detalló que el proyecto del Centro de Convenciones de Ponce es una obra municipal cuya construcción comenzó de forma apresurada para septiembre de 2008, cuando Zayas Seijo ocupaba el cargo de Alcalde, y que se apartó de las leyes que rigen estos contratos y las normas de sana administración gubernamental.

El 5 de agosto de 2008, la Junta de Subasta del Municipio Autónomo de Ponce adjudicó la ejecución de las obras a una firma local, por lo que el contrato de construcción fue firmado el 12 de septiembre de 2008 por el ex alcalde.

Al momento de firmar el contrato de construcción, Zayas Seijo estableció en el documento que parte del proyecto se pagaría con partidas de asignaciones de programas federales que al momento de hacer el anuncio no tenían fondos.

Específicamente, Zayas Seijo firmó un contrato que obligaba al Municipio a pagar parte de la obra con un préstamo de 20 millones 890 mil dólares del Departamento de Vivienda Federal (HUD, por sus siglas en inglés), cuando en realidad esos fondos no estaban disponibles.

La construcción de las obras fue adjudicada por la cantidad total de 41 millones 161 mil dólares, de los cuales 19 millones 736 mil 375 dólares provenían de un empréstito del Banco Gubernamental de Fomento y el remanente se financiaría con fondos de programas federales.

La Alcaldesa denunció que desde el momento en que firmó el contrato de construcción en septiembre de 2008, Zayas Seijo no tenía en las arcas municipales la cifra correspondiente al préstamo de HUD de 20 millones 890 mil dólares, ya que no se había constituido la garantía hipotecaria que exigía el préstamo federal asignado al proyecto.

De acuerdo con la Alcaldesa, “apenas cinco días antes de concluir su mandato, el 7 de enero de 2009, fue que el entonces Alcalde quedó autorizado por la Legislatura Municipal a negociar el préstamo de HUD bajo el Programa de Préstamos Garantizados por la cantidad de 20 millones 890 mil dólares. De hecho, unos 3.5 millones de dólares debieron ser asignados a la construcción de un Centro Oceanográfico propuesto para el área de La Guancha, pero la realidad es que todo el préstamo como consta documentado, fue destinado exclusivamente al Centro de Convenciones sin estar el dinero disponible, y en contravención a las representaciones que la pasada administración municipal hizo ante HUD, durante el trámite del préstamo”.

Meléndez Altieri dejó claro que por los esfuerzos de su administración es que se ha legitimado el proyecto y que hará todo lo posible por echarlo hacia adelante a pesar de todos los problemas confrontados.

“Cuando asumimos la administración del municipio, descubrimos que ya la obra de construcción estaba sumamente adelantada, que ya había órdenes de compra de materiales por el contratista, pero no habían los fondos federales para pagar la obra. No fue hasta el 30 de junio de 2009, durante mi administración, que se otorgó por la Escritura de Constitución de Hipoteca requerida por HUD como garantía para el préstamo federal. Esta otorgación de escritura de hipoteca sobre el terreno donde se construye el Centro de Convenciones y las mejoras que allí se realicen, es lo que finalmente legitima el proyecto. Hasta ese momento este proyecto que ya estaba en construcción, no tenía la debida documentación ni los fondos correspondientes. Sin esta escritura HUD no hubiese desembolsado fondos”, explicó la Alcaldesa.

Meléndez Altieri concluyó denunciando que las acciones de Zayas Seijo en este proceso de contratación evidencian su práctica de desviarse de lo que se considera la sana administración pública, y que llevó al municipio a asumir obligaciones económicas sin contar con los fondos necesarios, especialmente en un periodo de elecciones.

No hay comentarios: